Preparar el suelo para sembrar hortalizas

preparar-suelo-para-plantar

Los cultivos son una excelente manera de poder conseguir tus propios alimentos, ya sean para uso propio o para su venta. Pero, aunque no lo creas, la siembra es un trabajo secuencial, por lo que hay una serie de pasos para conseguir y hacerse de esas hortalizas o plantas en general. Si quieres aprender sobre el preparado del suelo para sembrar tus propios cultivos, a continuación te dejamos todos los detalles y te contamos las herramientas que necesitarás para hacerlo de forma eficiente.

Cómo preparar el suelo para sembrar hortalizas

Eliminar la maleza

La maleza es toda aquella cosa que aparezca entre nuestras hortalizas, por lo que se le considera como mala hierba. El primer paso y el más básico es la prevención de la aparición de estas, para ello debes despejar el suelo lo mejor que puedas antes de plantar tus hortalizas. Cuanto más limpio consigas tener el suelo, menor será el riesgo de que la maleza nazca.

deshacerse-de-la-maleza

Aunque es inevitable que aparezca alguna mala hierba, una recomendación que te hacemos dentro de este apartado es la de que, cada tres días, vayas eliminando cualquier cosita que veas como maleza. Podrías aprovechar el tiempo cuando hagas esto para soltar la tierra que quede apelmazada por el riego.

Volviendo a la preparación del suelo, continuamos con la acotación de la eliminación de las malas hierbas como primer paso:

  • Para llevar a cabo esta limpieza lo más recomendable es que se use la motoazada y se riegue con abundante agua el suelo. Con una motoazada Anova podrás realizar esta tarea casi sin esfuerzo, asegúrate de escoger el modelo que mejor se adapte a las dimensiones de tu huerto.
  • Deja que el suelo repose hasta el día siguiente, y después de pasar este tiempo, procede a limpiar y arrancar.
  • Si notas que con la motoazada quedan zonas por limpiar, usa las manos para arrancar esos pedazos restantes.

Airear y mullir

Existen muchos instrumentos para realizar esta tarea que vendría siendo tu segundo paso: airear y mullir. Algunas de las herramientas utilizadas son la horca o la laya de cuatro dientes, pero el motocultor y las motoazadas son la menera más eficiente de airear el terreno. Si tu huerto es de grandes dimensiones, puedes optar por un motocultor Anova, sus motores de gasolina tienen la potencia necesaria para hacer el trabajo sin realizar esfuerzo físico.

 

Es importante que tengas en cuenta que para esta labor se debe tener tempero en la tierra. Esta no debe de estar seca, sino el trabajo de labrado del terreno será muy difícil, incluso podrías hacerla polvo y dejar terrones de tierra apelmazada. Por otra parte, si esta se encuentra demasiado húmeda, lo que causarás es que se ponga como una plastilina, lo que la apelmazará y hará que se pegue a la herramienta.

¿Cómo conseguir tempero?

  • Para conseguir el tempero, es necesario que se riegue la tierra de manera abundante y que se deje la misma quieta por unos 2 o 4 días, dependiendo de las situaciones ambientales y si está haciendo mucho calor. Cuando haya terminado este tiempo, podrás proceder a airear y mullir con tu motoazada o motocultor.
  • Para determinar si conseguiste el tempero, tendrás que pellizcarla con los dedos y que esta no se te quede pegada sino que se haga polvo.
  • Hay una técnica que se usa al momento de remover la tierra, para ello se utiliza una pala de cavar, el motocultor o la motoazada, siendo una técnica mucho más buena con el ambiente porque mantiene la consistencia del terreno.
  • Para remover la tierra, tendrás que mediar que se cubra por lo menos 20 o 25 cm de profundidad, añadiendo antes estiércol o composta.
  • Es muy importante que en esta parte del trabajo se deje la tierra preparada para sembrar, pues es la que determinará si la cosecha se dará con éxito o no.

Allanar

Finalmente, llegarás al último paso, en donde tendrás que allanar la tierra para proceder a sembrar. Durante este paso, concéntrate específicamente en quitar todos los terrones y conglomerados que se formen en la tierra, sobre todo si estas se vuelven tierra compacta. Si dejas estos terrones, los mismos se convertirán en pedazos de tierra demasiado duros, por lo que la siembra será imposible.

comprar-motoazada-gasolina

Si quieres eliminarlos, lo mejor será mojarlos con abundante agua y dejar que la humedad la afecte por un día entero, luego deshacer el mismo con el uso de la motoazada o el motocultor. 

Después de concluir con todos los pasos, sabrás que has trabajado tu tierra de manera adecuada si logras conseguir que el terreno quede llano y que la textura de la tierra sea suave y sin granulado para poder sembrar tus hortalizas. Recuerda que en Todo Bosque y Jardín puedes encontrar todas la maquinaria agrícola que necesitas para conseguir una tierra perfecta antes de la siembra.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
X